27 noviembre 2006

Principios Herméticos I


Photobucket - Video and Image Hosting


Los principios de la verdad son siete; aquel que conoce éstos, con comprensión, posee la llave mágica ante cuyo toque todas las puertas del templo se abren de repente. Estos siete principios son los siguientes:


1º Principio de Mentalismo.
2º Principio de Correspondencia.
3º Principio de Vibración.
4º Principio de Polaridad.
5º Principio del Ritmo.
6º Principio de Causa y Efecto.
7º Principio del Genero o de la Generación.

Pasemos a revisar en adelante cada uno de estos principios:

El principio de Mentalismo:

«EL TODO es MENTE; El universo es mental.» Este principio incorpora la verdad de que «todo es mente».

Explica que EL TODO (que es la realidad sustancial que subyace a todas las manifestaciones y apariencias externas que conocemos bajo los términos de «el universo material», «el fenómeno de la vida», «materia», «energía», y, en breve, todo lo que es evidente a nuestros sentidos materiales) es ESPÍRITU, que en sí mismo es INCOGNOSCIBLE e INDEFINIBLE, pero que puede ser considerado y concebido como UNA MENTE UNIVERSAL, INFINITA Y VIVIENTE.

Explica también que todo el mundo o universo fenomenal es simplemente una creación mental del TODO, sujeto a las leyes de las cosas creadas, y que el universo, como conjunto, y en sus partes o unidades, tiene su existencia en la mente del TODO, en cuya mente «vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser».
Este principio, estableciendo la naturaleza mental del universo, explica fácilmente todos los variados fenómenos mentales y psíquicos que ocupan una porción tan grande de la atención pública, y que, sin tal explicación, son incomprensibles y desafían el tratamiento científico. Una comprensión de este gran principio hermético de Mentalismo capacita al individuo para captar fácilmente las leyes del universo mental, y para aplicar las mismas a su bienestar y avance.
El estudiante hermético está capacitado para aplicar inteligentemente las grandes leyes mentales, en vez de usarlas de una manera fortuita.
Con la llave maestra en su posesión, el estudiante puede abrir las muchas puertas del templo mental y psíquico del conocimiento, y entrar al mismo libre e inteligentemente. Este principio explica la verdadera naturaleza de «energía», «poder» y «materia», y por qué y cómo están todos éstos subordinados a la maestría de la mente. Uno de los viejos maestros herméticos escribió hace mucho tiempo:

«El que capta la verdad de la naturaleza mental del universo está bien avanzado
en el sendero hacia la maestría.»

Y estas palabras son tan verdaderas hoy como en el tiempo en que fueron escritas por primera vez. Sin esta llave maestra, la maestría es imposible, y el estudiante llama en vano a las muchas puertas del templo.
Plancha Masónica
Eli

09 octubre 2006

El Arbol de la Vida


Photobucket - Video and Image Hosting


Antes de que podamos comprender el significado de cualquier Sephirah aislado, es necesario que captemos en líneas generales, como conjunto, lo que significa Otz Chaim, el Árbol de la Vida.
Es un jeroglífico, un símbolo compuesto, que tiene por objeto representar al Cosmos en su integridad y, a la vez, el alma del ser humano en relación con aquel. Cuando más estudiamos el jeroglífico, tanto más nos damos cuenta de que constituye una representación perfectamente adecuada del Árbol y que lo podemos utilizar como el ingeniero o el matemático emplean la regla de calcular para investigar y calcular todas las complicaciones de la existencia tanto visible como invisible, así como la Naturaleza externa y las profundidades del alma.

En el diagrama se ve que es una combinación de diez círculos arreglados en determinada manera y vinculados entre sí por ciertas líneas. Estos círculos son los Diez Sephiroth Sagrados y las líneas que los conectan entre si representan los Senderos cuyo número es el de 22.

Cada Sephirah (Sephirah, singular de Sephiroth) es una fase de la evolución y en el lenguaje de los rabbis se los denomina las Diez Emanaciones Sagradas. Los Senderos que se encuentran entre ellos son fases de la conciencia subjetiva, las Sendas o Gradas (del latín Gradus, Escalón) por las que pasa el alma en su realización del Cosmos. Los Sephiroth son objetivos; los Senderos son subjetivos.

Recordaremos nuevamente que no estamos exponiendo la Cábala tradicional de los rabbis, como una curiosidad histórica, sino que exponemos la estructura que generaciones de estudiantes, iniciados todos ellos, y algunos adeptos o Maestros, han ido edificando paulatinamente, convirtiendo el Arbol de la Vida en el instrumento de su desenvolvimiento espiritual o de su trabajo mágico.

Esta es la Cábala Moderna o la Cábala Alquímica, como se ha llamado algunas veces, y contiene muchísimas cosas que no pertenecen a la tradición rabínica, como se verá a su debido tiempo.
Consideremos ahora la disposición general y el significado del Árbol.
Se verá que los círculos que representan a los Sephiroth están arreglados en tres columnas verticales y que a la cabeza de la del centro, que es la más alta de las otras, formando el vértice superior del triángulo de los Sephiroth, está el Sephirah Kether.
Para mencionar, las palabras de MacGregor Mathers:

El Océano Infinito de la Luz Negativa no procede de un centro, porque carece de él, pues se concentra en un centro, que es el número Uno de los Sephiroth manifestados (Kether, la Corona, el Primer Sephirah).

Eli

07 setiembre 2006

Meditación y Respiración II


Photobucket - Video and Image Hosting


Primeramente hablaremos sobre la postura que debemos asumir para hacer la meditación .
Se sientan confortablemente en una silla con los pies en el suelo. Las palmas hacia arriba y encima de las rodillas o muslos.
La punta del dedo pulgar se une a la punta del dedo índice. La cabeza debe ser inclinada un poco hacia adelante. No mucho, ya que causa mareo. Los ojos suavemente cerrados mirando hacia adelante y de frente a una ventana u otro tipo de iluminación. No se siente en la oscuridad, ni tampoco use la luz de la vela, la cual causa distracción debido al movimiento de la llama. Siéntese en un lugar tranquilo sin interrupción y sin incomodidad.

La espina dorsal debe estar perpendicular al suelo. Esto no significa una posición rígida, ni tampoco una con todos los hombros caídos casi tocando el suelo. Debe estar solamente perpendicular, y esto es para obtener un enfoque mental mediante el beneficio de un tipo de deprivación sensorial. Es por esto que es bien importante que la comodidad de nuestro cuerpo físico sea adecuada y evitar de esa manera que nuestro cuerpo no se convierta en un campo de batalla entre dolores y picazones.

Es muy importante que las rodillas se encuentren por debajo del nivel de la cadera. Para las posturas de Yoga, pueden conseguirse algún colchón donde puedan sentarse y levantarse unas 6 a 12 pulgadas del suelo, dejando así las rodillas tocando el suelo y el trasero levantado.
El primer punto a trabajar es un enfoque mientras meditamos sentados. De esta forma descubrimos como nuestra mente trabaja en distraernos y también como nos mantiene encerrados en un estado normal de conciencia mental.

Para hacer esto, se sugiere tres ejercicios que deben ser hechos en diferentes días por un periodo de 5 a 10 minutos. Deben seguirlos en el orden que aquí se les da.
Ejercicio del día numero uno:

Asuma la postura de la que ya hemos hablado. Tome algunas respiraciones profundas y relájese. Con los ojos cerrados enfoque su atención en la punta de su nariz y comience a mirar sus respiraciones. Inhale y exhale suavemente por la nariz y cuente cada ciclo de respiración mientras vienen y se van. No permita su mente vagar o ser distraída por nada.
Si pierde la cuenta, empiece a contar de nuevo. Haga esto por lo menos 5 minutos. Al terminar, escriba en un pedazo de papel cuantas respiraciones pudo tomar antes de que perdiera la cuenta y cuales fueron las cosas que le distrajeron, como sonidos, pensamientos, preocupaciones, incomodidad, etc.... Es vital escribir todas estas distracciones.
La Meditación
Eli